jueves, 18 de diciembre de 2008

Terminé!

La ida del Martín Fierro cuenta porque Fierro estaba condenado a nunca volver a su lugar natal por el asesinato de dos morenos, uno, un indio que lo había buscado, y en defensa, Fierro lo mató. El segundo en la pulpería, por algo que Fierro le había dicho a una dama y había sido malentendido. Fierro era buscado por la policía, entonces no tenía más opción que escapar, hasta que un día la policía lo encontró, y el, típico gaucho, decidió morir peleando, hasta que en un momento apareció Cruz y lo ayudo a deshacerse del grupo.
Luego se cuenta la historia de Cruz, que había cometido también su ración de asesinatos, uno por que un hombre estaba abrazando a su mujer, otro por defender a una mujer a la cual Cruz le había cantado unas coplas.
La vuelta del Martín Fierro comprende a Fierro y Cruz escapando por el desierto y siendo capturados por un grupo de indios que organizaba una invasión, y decidió retener a nuestros compañeros literarios por si se necesitaba un intercambio. Por dos años, Fierro y Cruz no se vieron, hasta que el cacique los dejo vivir juntos, lejos del lugar central de los indios, pero lo suficientemente cerca como para ser vigilados. Un hombre que vivía cerca iba de vez en cuando para mantenerlos acompañados y les daba caballos. Luego de un tiempo, la aldea fue azotada por la viruela negra, contagiando a la mayoría de los indios, que eventualmente murieron, a pesar de intentos de cura por una anciana de la tribu. Cruz también cayó enfermo y falleció, no sin antes pedir que si Fierro encontraba a su hijo, le cuente su historia, que sepa que le pasó al padre.
A cada momento, Fierro iba por el desierto y escuchaba la voz de Cruz, asiqe dormía junto a su tumba. Una noche escucho el grito de una mujer, y al acercarse vió un salvaje matando a una chinita. Luego vió a una mujer ensangrentada, y al preguntarle que le pasaba le dijo que actuaba como esclava de una familia, cuya china siempre le exigía sus tareas a tiempo, sin considerar que la mujer tenía un hijo chiquito. Un día, la hermana de la dueña de casa falleció y culparon a la esclava de matarla, alegando que como era cristiana, le había hecho alguna brujería. La llevaron afuera para que confiese, y como no confesaba, el hombre degolló a su hijo enfrente de ella. Fierro miró a la mujer y supo lo que tenía que hacer. Fue a agarrar el caballo del hombre, esperando iniciar una pelea, la cual se inició y terminó con la muerte del hombre. Fierro allí siguió su camino y se encontro con un amigo que le dijo que ya nadie lo buscaba en el pueblo por los asesinatos, ya 10 años habían pasado y podía volver. Después encontró a sus hijos en una carrera de estancieros, cuando se presentaron y le dijeron quienes eran. La historia de dos de sus hijos era simple pero triste: uno había estado en una penitenciaria porque mientras trabajaba de peón mataron al boyero del vecino y lo acusaron a el, asique su historia se remite a la penitenciaria, dado que fue lo único que conoció. El otro hijo sufrió distintas cosas, dado que cuando falleció su madre, fue a vivir comodamente con sus tías. Allí vivía comodo, hasta que ellas murieron, y le designaron un tutor hasta su mayoría de edad, los 31 años. Fue a parar con el viej Viscacha, viejo que lo cuidaba mal, dándole poca comida, poca ropa, y haciéndole mentir como él. El viejo Vizcacha eventualmente cayó enfermo y murió. Luego de morir, el joven niño llamó a los encargados para comenzar a enterrarlo, y al verlo, compartieron anécdotas del hombre. Uno de estos sres. le dejo (a pesar que no era su hijo) un terreno abandonado, que el niño dejó antes que enterraran a Vizcacha, el cual luego perdió una mano. El niño luego se enamoró pero no fue correspndido, por lo cual fue a una adivina para que le resuelva los problemas.
Mientras se terminaban de contar las historias, apareció un tal Picardía, con ánimos de contar su historia, que consistía en cuando cuidó ovejas, trabajó con sus tías y luego jugó cartas, dados y pelota por plata, hasta que jugó con un oficial de partida que lo castigó llevandolo con el Juez para obligarlo a votar por la lista que le mandaba el Comité. Al negarse, lo llevaron a la frontera, donde lo etiquetaron como un jugador y un perdido como su antecesor, y ahi se dió cuenta que su antecesor era el sargento Cruz, que según decía la historia, yendo con una partida, había arriesgado su vida por defender a un valiente.. Luego contó la historia de lo que vió en la frontera, con la pobre división de raciones alimenticias y textiles a los prisioneros.
Fierro luego compartió coplas con un negro cantor, y despidió a sus dos hijos y al hijo de Cruz, explicandoles que por motivos de pobreza, no podían mantenerse juntos. Se cambiaron entonces los nombres y se despidieron.

Que quede en claro que el hecho de que lo haya entendido no significa que me haya gustado, porque no me gustó, y más vale que me lo tomen por escrito mañana, porque sino me matan. Y por dios que estoy nerviosa por mañana, pero por lo menos terminé este libro de mierda.

3 comentarios:

mary ann dijo...

si me escucha mi profesora de literatura me mata, pero EL MARTIN FIERRO ES UNA CACA
listo, dije lo q debia decir.
te qiero gemela!

Antonellaa- dijo...

Yo te entiendo porque tambien odio Martin Fierro, y como siempre en el colegio te obligan a leerlo, es para cagarte la vida un rato jajaja. un besote nena, cuidate =)

Dianne dijo...

Y yo lo voy a tener que leer en tercero... Menos mal que pasé a segundo... Gracias por arreglarme la tarjeta del celular :) Te quiero :)